Inicio
logo de empresa
Foto de la ciudad de Barcelona
 

Quiénes somos | Servicios | Sectores de actividad | Mercados de actuación | Metodología | Garantía

Enlaces de interés  |  Herramientas  |  Artículos | Contáctenos

 

¿Por qué exportar? Misma pregunta, diferentes respuestas en época de crisis.


No corramos solo a buscar ventas puntuales, vayamos más allá, aprovechemos esta necesidad o impulso de exportar que nos ha provocado la situación económica, pero ya que vamos, vayamos para quedarnos.


El número de empresas interesadas en exportar se ha incrementado considerablemente con la crisis.  Las cámaras de comercio, los organismos de promoción de exportaciones y otras instituciones relacionadas están desarrollando más acciones para poder responder al aumento del número de empresas que se acercan a pedir asesoría. Se están generando muchos artículos de diferentes fuentes y países que hablan de la necesidad de exportar para sobrevivir a la crisis, que es la salvación para las empresas y que, o exportamos o morimos.


Recuerdo que hace ya algunos años cuando estudiaba un máster en comercio exterior analizábamos el porqué las empresas exportan, ¿Por qué exportar? Desde ese momento no he dejado de usar y escuchar esa pregunta, la cual considero es fundamental.


Últimamente cuando formulo la misma pregunta las respuestas son diferentes, tienen otro tono. Antes, generalmente escuchaba respuestas como: “para elevar la competitividad”, “para disminuir el riesgo de estar en un solo mercado”,  “tengo un producto competitivo”, “para aprovechar la economía de escala” o simplemente “porque la competencia lo hace yo también quiero exportar”. Ahora las respuestas tienen un matiz de intranquilidad y nerviosismo, del tipo "o exporto o desaparezco", lo cual se entiende perfectamente, estamos en uno de los peores escenarios económicos de la historia.


Mi opinión es que las exportaciones pueden ayudar a las empresas en épocas de crisis, pero que debemos tener un plan, una estrategia.  No descuidemos aspectos básicos como hacer un plan de exportación o de marketing donde respondamos a preguntas como: ¿Dónde estamos?, ¿Qué tenemos?, ¿Qué queremos conseguir?, y ¿Cómo lo conseguiremos?


No tienen que ser planes extensos de 100 folios, diseñémoslos de acuerdo a nuestra realidad, a nuestras necesidades, cortos, que nos sirvan de guía para hoy y que puedan ser ampliados y utilizados cuando “las cosas se calmen” y tengamos más tiempo y recursos para invertir.


Recomiendo a las empresas -especialmente a las MiPymes sin experiencia en exportaciones- que se tomen un momento y respondan a la pregunta: ¿Por qué exportar?, pero intenten no responderse desde la perspectiva de los problemas en los que se encuentran. Pregúntese también ¿Si no estuviese en esta situación, me interesaría exportar?,  ¿Estoy preparado?, ¿Qué haría diferente?, ¿Hay otras alternativas para mi empresa?


Infórmese muy bien sobre las ventajas y riesgos que conlleva la actividad exportadora, acérquese a los organismos o instituciones que ofrecen ayuda pública, generalmente cuentan con mucha información valiosa. Aproveche las tecnologías de información, Internet, Google, portales especializados, directorios online, herramientas gratuitas y poderosas.  Pregunte a gente de su sector sobre sus experiencias en mercados exteriores, etc.


Exporte, pero exporte bien informado y con la mayor seguridad posible. Tenga confianza en sus acciones y como dije antes, que no sean solo exportaciones puntuales, ya que va, vaya para quedarse.

 

 

Antonio San Juan
antonio@nagiex.com
24/03/2009

 

 

© 2011 Nagi Exterior   Creado por : Tlekoo